BLASTED de SARAH KANE

Estándar

blasted
SOLDADO.-
—¿Nunca te había follado un tío?
IAN.-
(no contesta)
SOLDADO.-
Me parece que no. No es para tanto. He visto a miles de personas tratando de escapar de la ciudad, metiéndose en camiones como si fueran cerdos. Las mujeres arrojaban a los niños a bordo con la esperanza de que alguien los cuidara. Algunos morían aplastados, a otros les sacaban los ojos. He visto incluso a niños con la cara destrozada. Una jovencita que violé se metía la mano dentro tratando de sacarse mi semen. He visto a un hombre hambriento comiéndose la pierna de su mujer. Las armas están aquí, y ya no van a desaparecer jamás. Así que no te pongas melodramático sólo por tu puto culo.
IAN.-
—¿Vas a matarme?
SOLDADO.-
Siempre pensando en ti mismo, en tu propio culo.

Sarah Kane
Oí hablar de Sarah Kane cuando ya se había convertido en un mito: se suicidó en 1999. No tenía treinta años y ya se sentaba a la derecha en el Club de los Suicidas. Haciendo honor al título de su -creo- primera obra, reventó. Se convirtió en objeto de estudio de psiquiátras y psicólogos, de cazadores de mitos literarios. Pero, más allá del mito, en Sarah Kane están Pinter y Beckett. La técnica. La escritura. Cierta filosofía. Pero ella no sólo escribe. Dispara. Construye teatro a base de disparos. Hay quien la acusó de tremendista. —¿Y qué?

Un comentario en “BLASTED de SARAH KANE

  1. Lobo

    No dudo que Sarah Kane fuera una brillante dramaturga.Mas siento una pena muy grande por una sujeta,tan sujetada a tan malvado tormento,sarah,pobrecilla no se suicido,no se quito la vida como vulgarmente solemos hacer los seres humanos en un acto de melancolia irreversible,abandonandose en el destino final de la existencia,esta mujer estaba endemoniada no es que ella fuera el mal hecha persona, que podia ser una santa,pero dios mio ,intento quitarse la vida con pastillas y cuando aun estaba convaleciente de tan salvaje acto,con todo el dolor que eso con lleva,lejos de relajarse, dicen que se ahorco con los cordones de unos zapatos,era un asesinato sobre su propio ser con un odio terrible.una ferocidad sobre su persona de tal magnitud que hace de su literatura un grito de ayuda que nadie pudo oir,la deberian a ver abrazado y prohibido escribir hasta que su corazon y su cabeza estubieran en el reino de los vivos,quizas la palabra prohibir no sea la correcta,de seguro que fue una prohibicion la llevo a tan sencible alma al reino de los desperado de vivir,dejandola sin salida.No se,SU VIDA debio de ser un tormento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *