Bitácora En Negro: comunicación de guerrillas

Estándar

pistola-fueracampo
Ando un tanto nervioso. Siento sombras amenazadoras cada vez que camino de noche por las calles oscuras de mi barrio. A veces, me oculto al torcer una esquina y creo percibir las figuras de dos tipos. Es apenas un instante. Enseguida se pierden en las sombras. Pero antes he visto el brillo de sus pistolas apuntándome. Entonces me llevo la mano a la axila y toco la mía. La saco de su funda. Me estremezco. La mía es de atrezzo. Ando un poco nervioso estos días. El próximo jueves día 1 de junio estrenamos En Negro en el JANAGAH, nuestra sala de teatro (Plaza de Arteijo, 14, frente a La Vaguada, en Madrid. Todos los jueves de junio y julio, 21.00 horas. Reserva en el 91 224 74 95). Desde entonces sólo veo gansters en cualquier esquina. En Negro es una obra que retoma arquetipos del film noir o cine negro y los reinterpreta desde una óptica escénica. Gansters, mafiosos, mujeres fatales y chicas buenas que esconden más de lo que dicen en torno a un siniestro encargo: matar al amante de la mujer del jefe.

Hemos emprendido una campaña de comunicación de guerrillas para fomentar la curiosidad y la participación del público. Para convertirlo en parte de la acción. Y también para dar a conocer el espectáculo, naturalmente. Somos conscientes de que corremos un grave riesgo. La actividad de una banda de gansters debe moverse en la sombra para ser efectiva. Y estos tipos no se andan con bromas. Sé de buena tinta que a más de uno le han quebrado las piernas por menos.

Intrateatro
Sin embargo, solemos asumir riesgos con una despreocupación casi mórbida. Entre otras acciones, hemos convencido a Martín Moreno, amigo y maestro de bloggers, para que nos construya una especie de bitácora de la obra. No nos ha costado mucho convencerlo. Martín también es de esos tipos insanos que buscan cualquier excusa para introducirse en los bajos fondos aún a riesgo de su integridad física. En el blog de EN NEGRO daremos cuenta de cada representación, de los tejemanejes de la banda criminal conocida en ciertos informes policiales como Janagah Teatro, de los actores y actrices y de sus personajes, del director, del músico, de los productores, del iluminador, del técnico de sonido y de todo aquel que tenga la osadía de pasar por allí, incluyendo a los compañeros periodistas, parte indispensable en cualquier historia de cine negro que se precie. Abrimos las entrañas de nuestra sala al público. Construimos nuestro espectáculo con el público. El teatro, a diferencia de lo que piensan muchos, no es sólo la historia que se le cuenta a los espectadores. Vamos a hacer intrateatro (si no está registrado, quiero el copy), que no un Gran Hermano teatral (joder, Gustavo, Juan, podríamos asaltar la tele de nuevo con un formato así. Quiero el copy, claro).

La contraseña

pistolaizq
Por otro lado, la Bitácora de En Negro tiene como misión fomentar la participación de los espectadores en la obra, incluso antes de su inicio. Todas las semanas daremos la contraseña para entrar en el local de los gansters (el Janagah, se entiende). Unas frases del texto a las que hay que responder con la réplica exacta o llevar un elemento identificatorio de los miembros de la banda (una flor, determinada corbata o sombrero, un colgante, pendientes, pañuelo, anillo…) o cualquier otra idea loca que se nos ocurra. En un primer momento, pensamos que aquel que no llevara el elemento indicado, no entraría a la sala (lo impedirían de muy malos modos dos enormes cancerberos mal encarados). Pero enseguida vimos (cuando nos ponemos somos unos linces) que esto no era en modo alguno operativo. Así que tomamos la decisión correcta: todo aquel que sepa la contraseña tendrá un importante descuento en su entrada.

La magia del Janagah
En Negro se estrenó el 15 de febrero pasado en el Teatro José Tamayo de Granada, donde exhibe su programación el Teatro Alhambra desde que está en obras. Tuvimos una buena aceptación por parte del público y de los compañeros de la prensa. El José Tamayo es un gran teatro público que gestiona la Junta de Andalucía. Tiene todos los medios técnicos que sueña cualquier compañía y, sobre todo, personal especializado de una gentileza y creatividad exquisitas. El nuevo local de nuestros gansters, el Janagah, es un teatro de unas 80 butacas y un escenario pequeño. No tiene todos los medios técnicos, pero sí lo que más necestia una compañía: magia. Ando un poco nervioso por esto. La magia es incontrolable. A veces, uno levita en el vacío. A veces, uno tiene la sensación de caer en el abismo antes de percatarse, antes de ser consciente de que nada puede salir mal. Es magia. Eso es lo lindo del teatro. Aunque, a veces, te persigan gansters por las esquinas.

9 comentarios en “Bitácora En Negro: comunicación de guerrillas

  1. Gustavo Montes

    Es secreto, Humphrey. Sólo para miembros de la banda o conocidos de otras bandas. Gente de confianza. La pasma está al acecho. Pero, dicho esto, tienes razón. Voy a incluirla ahora mismo en el texto del artículo.

  2. m

    Peazo obra, peazo direccion y peazo actuación, que yo estuve en Granada! nadie se la puede perder. Besos fuertes y habla algo de las chicas de Janagah, que las ignoras

  3. Gustavo Montes

    Querido/a “m”:
    ¿Hasta dónde habrá llegado la fama de esas chicas? Mala fama de la buena, se entiende. Unas chicas que se relacionan con semejante calaña no pueden ser del todo buenas. Ya hablaremos de ellas. Te cansarás de escucharme. Te cansarás de verlas.

  4. degor

    Tienes razon amigo, yo estuve en el estreno de granada y tengo que decir que me entusiasmo, por todo lo contado y tambien por el ambiente en el que te introduce su estilo.Buena guerrila. Muy logrado, si señor!!!!!
    Un abrazo.

  5. Gustavo Montes

    Gracias, degor. Siempre son agradables estos comentarios. Como una caricia. Transmitiré la caricia al resto de la compañía. Doy fe de que a todos les encanta ser acariciado por desconocidos.

  6. cc

    Pues………a mi me habian dicho que Gustavo se desnudaba , y resulta que es mentira.
    Menudo timo regulero!!!
    Eso si las niñas… como soles!!! y el chiquito de la cámara más majooo.. majoooo …

  7. Gustavo Montes

    Lo del desnudo de Gustavo (el otro) es completamente cierto. Lo que pasa es que no te quedaste después de la función, cc, que es cuando se produce el verdadero espectáculo. Respecto al chiquito de la cámara, si te refieres a mí, te advierto que no es tan majo como aparenta. Eso, sí, guapo es el tío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *