No hay subvención de la Comunidad de Madrid para el TEATRO HURGENTE

Estándar

Thurgentefoto
Acabo de colgar el teléfono con una sensación no por esperada menos desoladora. Un funcionario de la Consejería de Cultura y Deportes de la Comunidad de Madrid me acaba de decir que el proyecto Teatro Hurgente: Trilogía de Trilogías no figura en la lista aprobada por la Consejería para recibir una de las diez ayudas de 5.000 euros destinadas a las personas físicas para la creación y desarrollo de las artes escénicas y cinematográficas. Es una subveción para autores, pero pensaba dedicar el dinero a la producción de las obras. No es por problemas administrativos, me ha dicho el funcionario a modo de consuelo. He deducido entonces que sería por problemas creativos (mi fe en las instituciones se niega a pensar en problemas de carácter más oscuro que pudieran derivarse de la naturaleza política del Teatro Hurgente). No sé. Quizás tengan razón. Quizás el Teatro Hurgente no sea algo tan importante para la administración autonómica como lo ha sido para nosotros y nuestro público en estos dos años largos. O quizás los diez proyectos aprobados sean mucho más interesantes para la cultura madrileña que el Teatro Hurgente. Lo digo sin ironía. A fecha de hoy, no sé qué proyectos ni qué autores han sido los afortunados. Pero seguro que son buenos proyectos y buenos autores.

He resumido el proyecto presentado y lo adjunto a continuación para aquel que le interese echarle un vistazo. A ellos no les convenció. Ante el teléfono, después de recibir la noticia, a uno le apetecía gritar: —¡—¿Para qué mierda necesita una subvención el Teatro Hurgente?! Pero hubiese sido mentira. Di las gracias por la atención y colgué. Pensé en emprender una campaña -de esas que están tan de moda ahora- de envío de correos electrónicos al responsable de la Dirección General de Promoción Cultural, el Ilustrísimo Sr. D. Amado Ignacio Giménez Precioso, diciéndole que reconsidere la decisión. Pero excedía mis posibilidades. Yo sólo escribo teatro.

El Teatro Hurgente es un tipo de teatro novedoso que va más allá de la mera experimentación, comprometiéndose no sólo con la búsqueda de nuevos públicos, sino también con una poética y una ética que va más allá de la escena. Se crea en torno a una poética propia expresada sucintamente en LOS DIEZ MANDAMIENTOS DEL TEATRO HURGENTE (Y DOS REVELACIONES ADICIONALES).

El proyecto Teatro Hurgente: trilogía de trilogías consta de tres fases en cuanto a escritura teatral se refiere y que complementan los doce puntos anteriormente expuestos. Se trata de obras breves de unos 30 minutos de duración. El proyecto constará de nueves obras agrupadas en trilogías temáticas. Esto es, tres trilogías para dar lugar a una trilogía de trilogías.

Las nueve historias que componen Teatro Hurgente: trilogía de trilogías tienen argumentos muy diferentes, pero hay algo común en los personajes. Éstos ”“hombres y mujeres, jóvenes y viejos, víctimas que no son del todo víctimas y verdugos que no son del todo verdugos- ejercitan la ocultación a través de la impostura, el silencio, el no querer o no poder oír, el no querer o no poder ver… No actúan de un modo premeditado. No son conscientes de sus motivaciones. No podrían actuar de otro modo. Están marcados por una desesperada necesidad de comunicar. Están marcados por una desesperante incapacidad para comunicar. Sólo en la tragedia, en la muerte, se producen atisbos de comunicación. OFF familia—´s, IndividuOFF y SexOFF, apelan al espectador para que, conjurando sus fantasmas cotidianos, sea parte activa en la elaboración del discurso. En palabras de Sanchis Sinisterra: “nuestros fantasmas son los verdaderos actores del drama. Los que se mueven y hablan en escena no son más que su momentánea encarnación”.

Es obvio que la elección del tema general tiene mucho que ver con la procedencia mediática de los distintos argumentos. Para el autor hablar de necesidad de comunicación teniendo como base los medios de comunicación es mucho más que constatar una paradoja. De algún modo, es una manera de confrontar la realidad teatral con la realidad extrateatral, de buscar deliberadamente el conflicto en el espectador, de despertar su imaginación creadora. De convertirlo, en definitiva, en autor de su propio texto.

Por otro lado, desde el mismo texto -siguiendo la base poética del Teatro Hurgente– se abren las puertas a la interdisciplinalidad, a la búsqueda de nuevas formas teatrales con un permanente diálogo entre códigos escénicos, audiovisuales y musicales: proyecciones, retroproyecciones, composiciones musicales, etc.

La permanente inclusión del término OFF en los títulos de las tres trilogías no es gratuita. Hace referencia a un cierto riesgo creativo a la hora de enfrentarse al texto, a una voluntad de experimentación no como fin en sí misma, sino como medio para llegar a encontrar -a riesgo de sonar ingenuo y pretencioso a la vez- la “verdad escénica”.

Teatro Hurgente: trilogía de trilogías es un proyecto teatral actualmente en curso y, dado que la ayuda que se solicita es para la escritura de obras teatrales, se hace necesaria una explicación que contextualice y argumente la adecuación del proyecto a las bases de la convocatoria.

La primera trilogía, ya escrita y estrenada, plasma el tema general en torno a la familia. De hecho se titula OFF familia”™s. Este texto ha sido publicado por la editorial Hiru a finales del 2005.

La segunda trilogía se titulará IndividuOFF. Si en la primera el tema era la familia, en ésta segunda las historias giran en torno al individuo solo, tomado en el momento de mayor fragilidad vital: la vejez. De IndividuOFF está escrita la primera obra, Ulises, una revisión del mito homérico personificado en un anciano casi ciego que, tras salir del hospital, intenta llegar a su casa. Por supuesto, tiene su origen argumental en una noticia aparecida en los medios de comunicación. Se estrenó en junio del 2005

Hasta aquí lo realizado. Las líneas que siguen, por consiguiente, son el objeto de esta convocatoria.

IndividuOFF se completará con la escritura de dos obras: El barbero, que encuentra su excusa en una noticia sobre un viejo barbero al que contratan para una perfomance en una feria internacional de arte contemporáneo, y El cráneo, que se basa en la aparición del cráneo de un famoso artista en unas excavaciones arqueológicas. La escritura de El barbero se realizará en la primera semana del mes de marzo. El cráneo comenzará a escribirse la última semana de abril. Ambas, aunque excede al objeto de esta convocatoria, se estrenarían tres semanas después de su escritura, como dispone la poética del Teatro Hurgente, por la compañía Janagah Teatro de la que forma parte el autor.

La tercera trilogía se titulará SexOFF. El sexo, la sexualidad humana, como acto supremo de comunicación (o de incomunicación). SexOFF culminará la trilogía de trilogías del Teatro Hurgente. Dada la naturaleza del proyecto, poco más puede contarse de esta tercera trilogía sin traicionar el proyecto mismo. El Teatro Hurgente apela a la actualidad de los medios de comunicación. Dejaría de tener sentido como proyecto si los temas de las tres historias que la componen ya estuvieran determinados con antelación. No obstante, la elección de temas se realizará en julio y la escritura de la primera de las historias comenzará en septiembre, de modo que la última de ellas, la que cierra el ciclo y el proyecto, finalice a principios de diciembre. Las tres obras se estrenarían en los plazos que disponen los principios del Teatro Hurgente.

No es fe en el proyecto lo que se pide a los responsables de esta convocatoria. Pude inferirse el interés, las posibilidades creativas y la garantía de realización acudiendo a lo ya escrito, publicado y estrenado (Ver ANEXOS). Teatro Hurgente: trilogía de trilogías no es sólo la exposición más o menos elaborada de un proyecto. Es la culminación de una obra ambiciosa, ciertamente arriesgada, pero también concreta, innovadora y, sobre todo, también ciertamente posible.

Romper el silencio

Estándar

bogart-puerta-peq
—¿Cuántas veces pensé en hacer lo que ha realizado la gente de Rompamos el Silencio al pasar por la calle Cedaceros y contemplar el esqueleto del Teatro-Cine Bogart? Romper la verja. Entrar en la sala. Sentarme en una de las butacas y contemplar la pantalla vacía. Solo en medio de la nada. En 1995 había casi 700 espacios de teatro en Madrid ciudad. Hoy existen sólo 216, pese a que en los últimos años se han ido abriendo algunos.

Dice Rosana Torres en El País que en las últimas décadas hubo que decir adiós a verdaderos templos de la escena como el Martín, el Fuencarral, el Cómico, el Goya, el Valle-Inclán, el Benavente, el Eslava, el Arniches, el Barceló, el Beatriz, el teatro Club, el Lavapiés o el Recoletos. Unos se convirtieron en restaurantes, otros en discotecas. La mayoría en nada. En silencio.

bogart-general-peq
De alguna manera, la respuesta del mundo de la cultura contra el derribo del Teatro Albéniz y la toma reciente del Teatro-Cine Bogart por parte del movimiento social Rompamos el Silencio, dentro de su campaña contra la especulación inmobiliaria y la precariedad laboral, ha hecho que suenen ecos de voces en aquellos escenarios hoy apolillados o fantasmales. Hoy, la nada es menos nada y el silencio menos silencio. No es mucho. Pero podría ser un comienzo.

Hacia el LANTISS

Estándar

Lantisspeq
Dentro de unos meses, si todo va bien, viajaré al LANTISS invitado por su director, Luis Thenon, y con una ayuda para profesionales de la cultura que me ha concedido el Ministerio de Carmen Calvo. El LANTISS (Laboratoire des nouvelles technologies de l”™image, du son et de la scène) se inauguró en Quebec el 2 de abril de 2004. Más o menos cuando el director de escena Gustavo González y y yo mismo poníamos en marcha las primeras obras de TEATRO HURGENTE junto a la gente del Janagah. Entre los DIEZ MANDAMIENTOS (Y DOS REVELACIONES ADICIONALES) del TEATRO HURGENTE había uno que hacía una referencia directa a la multidisciplinalidad. En la puesta en escena siempre nos quedamos cortos en esto. Más que nada por una cuestión meramente presupuestaria. El equipo de Luis Thenon ha concebido el LANTISS como un laboratorio de investigación higt tech en el que tecnología y artes escénicas convergen de una manera natural. El LANTISS hace gala de una filosofía multidisciplinal y une en un mismo espacio y con un mismo objetivo a profesionales de la escena y a investigadores en ciencias aplicadas. Una apuesta arriesgada por su alto coste económico, pero que sostenida en el tiempo puede abrir el camino de una nueva forma de concebir y hacer teatro.

El LANTISS está adscrito a la Université Laval de Québec, que ha participado en su financiación, aunque la mayor parte de los dos millones de dólares canadiense que ha costado su puesta en marcha ha sido aportado por la Fundación Canadiense para la Innovación (800.000 dólares) y el Gobierno de Québec (otros 800.000 dólares). El resto lo han aportado la propia Universidad Laval y patrocinadores privados.

En el LANTISS, que cuenta entre sus fundadores con la compañía de teatro EX MACHINA, dirigida por el Robert Lepage, y el Centro de Artistas AVATAR, miembro de la cooperativa Méduse, se integran diferentes departamentos de ciencias aplicadas de la Universidad Laval. Entre ellos, el Laboratorio de Visión y Sistemas Digitales de los Departamentos de Ingeniería Eléctrica y de Ingeniería Informática, que participan en los proyectos relativos a los interfaces cuerpo/máquina; y el Centro de Óptica, Fotónica y Láser del Departamento de Física y Óptica, que aporta sus investigaciones en los nuevos procedimientos de proyección de láser y de espacialización de imagen.

Situado en el pabellón Louis-Jacques Casault, el LANTISS cuenta con una vasta superficie y escenario de geometría variable de más de 230 metros y de una altura de 5,5 metros; tres estudios de mediana envergadura albergan las investigaciones sobre interfaz de control, de robótica y de visión óptica. Cuenta además con espacios polivalentes dotados con puestos de trabajo informatizados dedicados a la investigación de carácter digital. Todos estos lugares están conectados en red permitiendo el contacto con los estudios de patrocinadores y colaboradores. El espacio está dotado con el equipamiento más sofisticado: sistemas de captación y edición de vídeo, de difusión multiseñal y multisoporte de audio y vídeo, de espacialización sonora y visual, de control de mecánica de escena y de aplicación robótica, de proyección de vídeo guiadas por teledirección, etc.

No sé. Tengo un sentimiento extraño con el viaje. Por un lado, estoy deseando conocer y meterme de lleno en el LANTISS y en Quebec, pero por otro no puedo evitar cierta tristeza. Sería lindo haber contado con un LANTISS en España. Entre otras cosas -muchísimo más importantes-, porque detesto el frío.

Cuando los cerdos flotan sobre el Teatro Albéniz

Estándar

TeatroAlbeniz.3
Leyendo la prensa, me acordé de un verso que escribí hace años, cuando eras más joven y tomaba sucios trenes que iban hacia el norte, como diría el amigo Sabina. Era algo así como …en aquella charca espesa donde, de niño, vi cerdos flotando. No recuerdo más. Pero no importa. Tampoco viene al caso. Hoy publica El Mundo algo nuevo sobre el Teatro Albéniz. La información, firmada por Isabel Longhi-Bracaglia, resulta inquietante. Básicamente viene a decir que la protección como edificio singular se hubiera podido mantener si el gobierno de Esperanza Aguirre no hubiera retirado el recurso de casación presentado por el anterior presidente, a la sazón Ruiz-Gallardón.

Esta decisión de Aguirre, tomada año y medio después de asumir el cargo pese a figurar la compra del Albéniz en su programa electoral, permitió que se archivara la causa y se hiciera firme la sentencia de descatalogación del teatro. Es decir, permitió que fuera vendido por sus propietarios a la inmobiliaria Monteverde. —¿Por qué hizo Aguirre esto contraviniendo su propio programa electoral? Los políticos, en campaña al menos, hablan del programa como de algo casi sagrado, un compromiso -dicen- con los ciudadanos. —¿Por qué lo hizo entonces? —¿Por qué tomó una decisión contra su propio programa, contra los intereses de los madrileños que dice defender hasta la saciedad en su pertinaz enfrentamiento con el gobierno central?

Uno no puede dejar de pensar en cosas oscuras. En charcas espesas. Negras. En intereses particulares de la propia presidenta, sobre todo teniendo en cuenta las acusaciones que Eva Aladro y Berta Delgado, promotoras de la Plataforma Salvemos el Albéniz, hicieron en su primer escrito: Por lo que hemos podido saber parece que la ley que desprotegió al teatro puede ser ilegal, sobre todo si se ha hecho para favorecer una operación inmobiliaria favoreciendo a ciertos constructores y al anterior propietario, íntimo amigo y compañero del marido de Esperanza Aguirre. (No sé si luego, Eva y Berta se desdijeron de esto para no politizar el tema. No he vuelto a leer en ningún sitio nada sobre esta acusación. Pero el tema tiene que ver con la política. Tiene que ver con una manera de gobernar. Es absurdo despolitizarlo. Ya es política).

A mi modesto entender, creo que Isabel Longhi-Bracaglia o cualquier otro compañero periodista en ejercicio debería ponerse a investigar en serio. No ya para salvar al Teatro Albéniz -algo de por sí importantísimo- sino para comprobar estos indicios de presunta corrupción política de la dirigente del PP, algo muchísimo más grave, aunque menos romántico. Creo que no es suficiente vivir de filtraciones procedentes de uno u otro bando del Partido Popular en esta guerra de pellizcos conventuales sobre territorio madrileño (en este caso parece que la fuente huele a Gallardón que tira para atrás).

Merecería la pena dedicar esfuerzo y profesionalidad a este asunto. Sobre todo, teniendo en cuenta que en la vivienda de Esperanza Aguirre, un palacete en una calle de mi barrio donde llevo a mi perra a hacer sus necesidades (joder, la limpian mucho más que la mía), están domiciliadas varias empresas inmobiliarias. Que alguien siga las miguitas de Pulgarcito. Me da en la nariz que llevan a esa fosa en la que, de niño, vi cadáveres de cerdos flotando.

OFF familia’s y Borogobio

Estándar

OFF-FAgresor7blog
Ayer fui a ver OFF familia’s con Gustavo (González, la otra parte de los Gustavos). La compañía Gorogobio la estrenaba en el Centro Cultural El Madroño de Vicálvaro. Llegamos en moto, vimos la obra y nos fuimos enseguida, sin ni siquiera saludar a los actores. Esto no hubiera tenido nada de extraordinario si OFF familia’s no la hubiera escrito yo. Maguy Magán, la directora, me escribió un mensaje a las tres de la madrugada. Estaba preocupada. No sabía si es que sencillamente tenía prisa o que había salido horrorizado de la sala. Le contesté con el siguiente mensaje:

Tranquila, Maguy. Ni mucho menos me he quedado horrorizado, como dices. El motivo de mi marcha era estrictamente personal. Un problema familiar. Mi chica no se encontraba muy bien de ánimo y no quería retrasarme. Me supo mal marcharme tan pronto. Sobre todo, porque imaginaba que podía quedaros a ti y a los actores esta sensación. Lo siento, de verdad. No era mi intención. Transmíteles, por favor, mis excusas.

Respecto a la obra, sé de las dificultades técnicas a las que uno debe enfrentarse. Es algo que no hay que valorar, que hay que obviar. No sois responsables de ello. No sois los técnicos. Sólo sois responsables de vuestro trabajo y éste me pareció muy digno. Tengo que confesarte que el tono clown que le habéis dado a la obra me sorprendió al principio. Pero es verdad que el texto puede admitirlo (quizás Ojos no del todo, no sé. El bus, sin duda, completamente). Me gustaron muchas cosas. Me gustó, por ejemplo, la escena del encuentro de La Víctima y El Agresor. Me gustaron las aportaciones a El bus: el micrófono, los walki-talkies, la exploración humorística del texto y su imbricación en la tragedia. Me gustó la sensación extraña que esto produce. No obstante, hubo cosas que no me gustaron, evidentemente. No me gustaron, por ejemplo, ciertas explicaciones que hacían reiterativa la historia, ciertos suvbrayados, a mi modo de ver innecesarios, y que contradicen la esencia del texto: hay que dejarle espacio al espectador para que intervenga, para que explore él mismo en la interpretación del espectáculo. Quiero decir, que no hay que dárselo todo hecho.

Pero es un primer contacto con el público. Así hay que tomarlo. Seguro que la siguiente función os saldrá redonda. El esfuerzo de los actores, sencillamente encomiable. Falta rodaje, claro, sé que sois conscientes. Pero, joder, era una primera función.

Respecto al miedo que tenías al público del Centro Cultural que se desprendía de tu anterior mensaje… De algún modo hay que felicitarse. El móvil sólo sonó al final (yo ya pensaba que habías exagerado). Y sonó con un tono muy propio del lugar. —¿No era España cañí?

Te insisto, Maguy, a por la próxima función con la frente muy alta por el trabajo realizado. Yo no puedo por menos que estaros agradecido por el interés, el respeto y la creatividad que habéis mostrado ante mi texto que, seguro, tiene carencias.

Respecto a los actores, me gustaría dirigirme a ellos individualmente para arreglar de algún modo mi falta de cortesía. —¿Podrías facilitarme sus e-mail? Te lo agradecería mucho. Por otra parte, —¿por qué no os venís todos a ver En Negro al Janagah el próximo jueves? Podríamos charlar después de la función.

Besos.
Gustavo

Hace un par de años montamos OFF familia’s desde Janagah Teatro con la dirección de Gustavo González. La propuesta era totalmente distinta. Yo la vi crecer desde el principio. Sin duda, he asistido a esta nueva puesta en escena de la obra por parte de Borogobio con ciertos prejuicios. Pero, salvándolos todos, queda una sensación agradable. Mágica, quizás. Detrás de un mismo texto hay otros muchos por descubrir. —¿No es lindo eso? —¿No es mágico?

Controversia en la oscuridad

Estándar

sigloxx
Leo en Noticias Teatrales, la magnífica revista digital de Salvador Enríquez, más sobre la acusación de plagio de Jesús Campos hacia David Desola y el equipo del Teatro Español. Me hice eco de la versión de Jesus Campos en un post anterior. Ahora leo la respuesta de Desola y la siento creíble, como sentí creíble la acusación del primero. A ciegas y Siglo XX… que estás en los cielos se desarrollan en la oscuridad, aunque según Desola la suya por decisión artística de la directora. Los dos autores piden una comisión independiente de autores o de la SGAE que tercie en el tema, como en La controversia de Valladolid de Carrière. Propongo otra opción. —¿Por qué no se representan ambas en el mismo escenario, alternativamente?. Campos es un autor veterano que siempre te sorprende y Desola un joven autor que ha sorprendido con dos buenas obras en pocos años. Los espectadores saldrían ganando. —¡Joder, lo que he dicho! Hay días que me sorprendo ingenuo.