—¡Me cago en dios, Lorca eran todos!, dijo Brecht

Estándar

brecht1
No he podido evitarlo. Se me reveló. Debía hacer el jueguecito de palabras. En el titular, digo, con Lorca eran todos, la obra de teatro dirigida por Pepe Rubianes recientemente retirada del Teatro Español por la presión terrorista y con Me cago en dios, la obra de ͍ñigo Ramírez de Haro, censurada por la Presidenta de la Comunidad de Madrid y objeto también -en la propia carne de su autor- de la agresión terrorista. También sucumbió La Revelación, el espectáculo de Leo Bassi, cuando colocaron un artefacto explosivo en el Teatro Alfil. Ha nacido un nuevo tipo de terrorismo. Un terrorismo contra el teatro. Sus operaciones se gestan en ciertos foros de internet, en ciertos medios de comunicación donde se arenga y se grita: —¡Paremos el espectáculo! —¡Detengamos la función!

Allí se comparten insultos y se ensayan amenazas que luego saltan de la realidad virtual a la realidad a secas y llegan al actor, al director, al gestor del teatro en forma de e-mail, de llamada telefónica, de carta anónima. Para amedrentarlos, para someterlos mediante el terror. Ya son tres los espectáculos atacados. Tres los espectáculos retirados. La agresividad terrorista crece y se envalentona ante una sorprendente pasividad del resto del mundo. Uno lee, por ejemplo, las tibias declaraciones de muchos de los compañeros de profesión (mejor no leer la de los cómplices de los terroristas), y te salta a la cara el subtexto, como un cachete de monja: tenía ganas de provocar, se pasó en las declaraciones… Si los han amenazado, agredido, o colocado una bomba debajo de un asiento del teatro es porque algo han hecho: —¿unas declaraciones injuriosas contra la patria que, por otro lado, nada tienen que ver con la obra atacada? —¿Poner un título más o menos acertado a un texto basado en una experiencia personal con el catolicismo? —¿Denunciar el fundamentalismo religioso mediante el sarcasmo y la parodia? Pecados capitales todos. Se merecen arder en la hoguera terrorista. Se merecen, al menos, sufrir un poquito de kale borroka. Saquemos a Brecht del armario, por favor, e invitémosle a café y puro para que nos recuerde otra vez aquello tan repetido de que vale, que no somos comunistas, ni judíos pero que vendrán a por nosotros. —¡Lorca somos todos, me cago en dios!, dicho con todo respeto, por supuesto.

5 comentarios en “—¡Me cago en dios, Lorca eran todos!, dijo Brecht

  1. jose luis

    Me cago en dios ,es una agrecion,tan grandecomo es crivir con faltas de ortografia,para unos dios no existe y para otros nunca debio de existir,muchos corazones rezan y apoyan todas sus esperanzas un monologo interior donde alguien les escucha, son los llamados creyentes RELIGIOSOS,otros creen otras creencias y sus dioses divididos ocultos en formas de inteclualidad los avalan,pero no son menos fanaticos que los llamados creyente ,dentro de cada grupo siempre habemos gente dispuestas a imponer la ley del mas fuerte,la razon y la fe son dos capitalizaciones de le mente caras de una misma moneda.distribuyamosla lo mejor que podamos y que cada cual obre en su bater..aunque las guerras SUELEN SER inevitanbles, fomentemos la concordia desde la razon y la fe de que dios algun dia nos cojera en sus brazos.dios somos todos en la medida que nos pertence.ME NEGE A QUE ME OBLIGAR A CREER EN DIOS Y ME NIEGO A QUE ME OBLIGEN A NO CREER EN EL .A-DIOS.UN ABRAZO……. PERO NO DE OSO.

  2. Gustavo Montes

    Sobre gustos y vicios no hay nada escrito, macho. Cada uno puede drogarse con la religión que quiera o que no quiera. Pero que no anden jodiendo e imponiendo a los demás su visión del mundo, lo que se debe pensar o decir según su normativa divina. Lo lindo es el debate. Pero no hay debate con dogmas (es decir, lo que no se puede discutir).

  3. JOSE LUIS (MATA BICHOS)

    ves ,en eso te doy toda la razon,la imposicion religiosa o la antireligiosa es jodida.MAS JODIDA QUE UNA MOSCA EN UN OJO.
    aunque no creo que la religion sea mas droga que la filosofia o la musica,la literatura o cualquier disciplina mental que en el fondo nos llena la vida. EL PROBLEMA radica en que la disciplina mental de la religion trata por regla general de hacer de la vivencia trancendetal una rigida y dogmatica normativa moral que puede y por regla general,valga la rebuznacia , cae en politicas despoticas,tiranas. mas negar la fe, la unidad espiritual intentando meterlo en la razon y sus deribados ,es imponer a la razon en una irracionalidad contradictoria.Que normalmente cae en una tirania de un raccionalismo visiado de fantasmas y trampas,tan poderosas y perversas como la peor de las religiones sadicas….las formas y los contenidos se mesclan en el amor asia el que se proyecta,la buena fe, como el buen racionalismos son llamas de una misma candela.un abrazo y que ” San Dios o “el Dios no existe” tenga las manos limpias de sangre.TODO ES MUSICA.Y DIOS PUEDE QUE SEA UN SORDO.

    SEÑOR PROFESOR…JA,JA.(QUE TENGAS UN BUEN CURSO)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *