Algo sigue su curso y la numerología

Estándar

numerologia
El próximo 13 de enero se reestrena en la Sala Janagah de Madrid mi obra Algo sigue su curso. Gabriel Salas, uno de los actores -veterano, de unos 50 años, curtido en decenas de comedias. El Woody Allen español, dice que lo ha llamado algún crítico. Creo que el de Algo sigue su curso es uno de sus pocos papeles dramáticos-, se puso esta mañana en contacto conmigo. Me encontraba en en el Café Comercial, desconectado del mundo, enfrascado en la lectura de los guiones de mis alumnos de Narrativa Cinematográfica y dudé si descolgar el móvil. Descolgué (al fin y al cabo no estaba tan desconectado) y Gaby me sorprendió diciéndome que ya no se llamaba Gabriel Salas y, por lo tanto, no quería que figurase así en la ficha artística de Algo sigue su curso. Le pregunté por qué, claro. Numerología, dijo. Guardé silencio unos segundos. Hasta ahora -continuó- no me ha ido del todo bien en la profesión y ha sido culpa de mi nombre. No me suma cuatro.
—¿No te suma qué?, dije, aunque lo oí perfectamente, pero qué iba a decir si no. Numerología -repitió-. Mi nombre tiene una conjunción planetaria muy jodida, —¿sabes?. —¿Y cómo te llamas ahora?. Gabi -con i latina- Izarra. Suma cuatro. Suma cuatro, repetí. Suma cuatro. La numerología asigna valores numéricos a las letras. Dan valor a los rasgos de personalidad y al estado de ánimo. El otro nombre tenía una… Ya -le interrumpí-. Una conjunción planetaria muy jodida. Muy jodida -repitió él-. Ya he informado al director. —¿Y qué te ha dicho?. Lo dije temiendo la respuesta. Que le dé su nombre a mi amigo numerólogo para que le averigüe. Hace un rato cambié el nombre de Gabriel Salas de la ficha técnica de Algo sigue su curso. Ahora se llama Gabi Izarra que, por lo visto, suma cuatro. Me temo que dentro de poco tendré que cambiar el nombre del director, G.G. López. El mundo del teatro es así. Tiene su base en la magia. Hasta un racionalista como yo debe respetar estas cosas. Todo sea por el éxito de la obra. Lo mismo acabo buscando yo también un nombre que me sume cuatro. O cinco. O mil quinientos, lo que haga menos jodida la conjunción planetaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *