Mabel Brizuela y el Ulises del Teatro Hurgente

Estándar

UlisesMabel Brizuela es una hispanista argentina que se ha interesado por el Teatro Hurgente desde la Universidad de Córdoba (Argentina). Ha analizado la obra desde el mito que le da título, como parte de un trabajo de investigación que realizan desde la universidad argentina sobre el personaje homérico en el teatro español contemporáneo. Reproduzco algunos fragmentos del texto que me ha enviado. Lo mismo aquellos que habéis visto la obra representada encontráis nuevas claves interpretativas. También se puede encontrar el artículo completo pinchando sobre este ENLACE.

Hacia un teatro urgente
Sobre Ulises (2005) de Gustavo Montes

(…)Toda la obra, que constituye una unidad breve, una única situación (responde a otra de las premisas del Teatro Hurgente, que se define como “teatro intenso” y sus puestas no duran más de treinta minutos) se caracteriza por un discurso dramático fragmentario, que no podríamos calificar como diálogo en sentido estricto sino sólo formal, ya que no se da un proceso interactivo, semánticamente progresivo. Los contextos de los hablantes no siempre se interrelacionan entre sí, los dos personajes apenas se comunican, no tienen nombre propio, son, genéricamente, Viejo y Mujer, sólo al final él se reconoce como Ulises y la nombra a ella como Carmela. Sin embargo, no está ausente el conflicto, mejor traducido por los signos paraverbales que por los signos del discurso verbal: los gestos, la mímica, los movimientos y, fundamentalmente, la música se reiteran con función intrareferencial. La obra “gira en torno a la capacidad evocadora de una canción”, Con el alma despierta, compuesta especialmente”, y el estribillo, con la anáfora: “te esperaré”, recupera, poéticamente, el mitema de la espera del mito original. La canción encuadra el discurso fragmentario de los dos personajes (se oye al comienzo, en la mitad y al final de la pieza) y delimita un espacio emocional que comparten actores y público y que se contrapone al espacio escenográfico presentado en la primera acotación escénica: “…Un vertedero. Cajas de cartón. Algunas bolsas de basura. Ropa vieja esparcida aquí y allá. Montones de libros rotos, sin tapas…”

Para su análisis, segmentamos el texto en diez secuencias, que se abren y cierran con la canción y que designamos de acuerdo al núcleo temático que, según nuestra lectura, las individualiza y las define:

1. Canción;
2. Vertedero;
3. Volver a casa;
4. Espera;
5. Canción;
6. Volver al hospital;
7. Quedarse;
8. Canción;
9. Encuentro;
10. Canción.

En ellas observamos un movimiento ondulante de viaje continuo hacia un lugar a la vez sabido e ignorado; una suerte de anagnórisis profunda van marcando esas secuencias en un proceso de intensificación dramática que llega a su clímax en la sec. 6 (Volver al hospital) para, finalmente, alcanzar la resolución dramática en las sec. 7 a 9, que culmina en el encuentro.

Temas, motivos y mitemas del mito original homérico se diseminan en el texto dramático y conforman un espacio latente, un espacio donde lo invisible se hace visible, un espacio no referencial sino poético en el que los signos paraverbales tienen tanta relevancia como los verbales en la ostensión de sus significados para la producción de sentido. Se cumple así el objetivo planteado por el director, Gustavo López (2005), quien afirma que “Ulises comienza, pero no termina en el escenario. Hemos intentado contar una historia que emocione al espectador y que, una vez fuera de la sala, continúe en él, como la melodía de una canción. Que lo haga reflexionar sobre lo visto y que vuelva a construir la historia en su mente”.

Esta serie de remisiones, esta constante autoreferencialidad, produce en el espectador resonancias semánticas y asociaciones del tipo Ulises/Penélope y viaje/espera, que operan como una gran metáfora de la existencia humana. El mito supera así los límites de su cuenca original y se desborda en múltiples alusiones que lo actualizan y lo convierten en un lugar, otra ͍taca, al que se vuelve siempre desde la propia experiencia.

Gracias, Mabel.

Un comentario en “Mabel Brizuela y el Ulises del Teatro Hurgente

  1. Ale

    Estimado Gustavo:
    Hace mucho tiempo que me ocupo del estudio del mito odiseico en el teatro de los siglos XX y XXI, y acabo de descubrir su pieza “Ulises” que quisiera incluir en mi estudio.
    No sé si usted podrí­a facilitarme el manuscrito de su obra. Por el comentario de la profesora Brizuela parece fascinante.
    He incluido mi dirección de correo electrónico en este mensaje. Espero que pueda ponerse en contacto conmigo.
    Muchas gracias,
    Alessandra P.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *