Maldito hosting (De vuelta con comics)

Estándar

jornadas ucm
Tras un par de meses, condenado al silencio por el mal funcionamiento del maldito hosting, ya estamos de vuelta. M4rt1n lo ha solucionado todo. Por lo visto no era complicado: cambiar de hosting y volver a subir el blog. Esto últiimo se ha demorado más porque M4rt1n se peleó con los de la ADSL. Pero ya está. De nuevo aquí. De nuevo en la web. De nuevo existimos. Uno tenía la sensación de haber dejado de ser, de haber desaparecido del mundo. Sobre todo en estos días de debate.
Se ha suscitado cierta polémica en la web en torno a las Jornadas de Cómic de la Universidad Complutense, organizadas por Andrés Oliva y Daniel de Partearroyo con el apoyo del CAP I de Ciencias de la Información. No me voy a extender mucho porque el desarrollo de las jornadas y de la polémica se puede seguir en el blog de Santiago García (enlace), guionista y teórico del cómic (La Tempestad, El vecino, La novela gráfica), donde realiza las crónicas de diversas ponencias y enlaza a los vídeos de las mismas. Participé en una mesa que llevaba por título Divulgar cómic junto a Alberto—´Tío Berni García, Christian Osuna y Óscar Palmer y moderada por Pedro Toro. (La foto que ilustra el post es del blog de Santiago García.)

Se nos fue por derroteros algo manidos y quizás no supimos profundizar en lo importante, como oportunamente señala Santiago (enlace). Pero, en fin, para mí fue un placer hablar de cómic y, sobre todo, escuchar hablar de cómic a mis compañeros de mesa. Debo confesar que, al principio, me sentía algo extraño, como fuera de lugar. No soy editor, como Óscar y Christian, ni exactamente divulgador, como Alberto. Es cierto que dibujé comics hasta los 20 y que sólo unos años antes mi sueño era ser superhéroe, posiblemente como la mitad del auditorio. Pero no estaba en la mesa por eso. Andaba por allí porque creo que (y esto es lo triste), en todo Madrid, soy el único profesor universitario de una asignatura dedicada al cómic: Historia y Teoría de las Narraciones Gráficas. Estaba allí por lo raro, supongo. Enseguida me sentí dentro. Los mismos códigos, la pasión común, el intento de abordar el cómic con el respeto y el rigor que se merece. Da gusto sentir esto. Da gusto compartir esto. Uno se siente menos solo.

De vuelta. Volvemos a existir. Gracias a M4rt1n, mi dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *