De traducciones y traiciones: la Trilogía de Teatro Hurgente se publica en ruso

Estándar

Teatro Hurgente en ruso
Una fotografía en blanco y negro del cruce de las calles Alcalá y Gran Vía de Madrid abre la portada de Современная драматургия (Dramaturgia Contemporánea). La revista rusa dedica la portada de su número 3 de 2010, aparecido en septiembre, a “Dos obreros”, “Ojos” y “El Bus”, cuya traducción, realizada por Evgeny Storn, incluye en su interior. Los tres textos pertenecen a la primera Trilogía de Teatro Hurgente, que publicó en castellano la editorial Hiru bajo el título “Off familia”™s”. Alguien escribió que toda traducción es una traición. Quizás Steiner. No recuerdo. Sin embargo, conociendo a Evgeny, que además de traductor es director de teatro, presumo que su traducción es todo menos traición.

La revista rusa presenta los textos como “tres piezas cortas del nuevo drama español que revelan la crueldad y el absurdo del mundo moderno”. Junto a las obras, la publicación incluye una presentación realizada por Evgeny Storn y un artículo mío sobre la poética del Teatro Hurgente, cuyos temas parten de sucesos reales aparecidos en los medios de comunicación y cuyas formas se orienta hacia la búsqueda de la intensidad dramática.
Cuando Evgeny se puso en contacto conmigo y me manifestó su interés por traducir los textos, lo hice partícipe de mi inquietud. Ésta no tenía su origen, como él pareció entender en un primer momento, con la vinculación concreta, casi directa, de los temas del Teatro Hurgente con una realidad tan, en principio, diferente a la rusa. Tenía que ver con el propio lenguaje, entendiendo el silencio como parte del mismo. Mi preocupación se limitaba a la traducción de lo que los personajes no manifiestan verbalmente. —¿Se podrá traducir lo que no se dice?, me preguntaba. La importancia de esa dimensión alocutiva en mis obras implica una doble traducción que, creo, no se consigue con el conocimiento del idioma -lo que se dice-, sino también de la cultura donde se inserta lo que no se dice. Los diálogos que mantuve con el traductor me confirmaron que el Teatro Hurgente estaba en buenas manos rusas y que, a través de ellas, llegaría al público ruso no sólo lo que los personajes efectivamente dicen, sino también lo que dicen a través del silencio.
Similar a nuestra “Primer Acto”, “Dramaturgia Contemporánea” es considerada una publicación de referencia teatral en el área de influencia cultural rusa y lleva más de treinta años publicando textos teatrales de autores contemporáneos, tanto rusos como extranjeros. En el presente número se incluyen, además, las traducciones de “Fases de la luna” del autor y actor norteamericano Sam Shepard y “Combustible” de la autora belga en lengua francesa Amélie Nothomb.
Precisamente, el mes de junio pasado fuí invitado a leer una ponencia sobre el Teatro Hurgente en el XX SEMINARIO INTERNACIONAL DEL CENTRO DE INVESTIGACIÓN DE SEMIÓTICA LITERARIA, TEATRAL Y NUEVAS TECNOLOG͍AS SELITEN@T dirigido por José Romera Castilla, de la UNED. Mucho de lo que dije tiene que ver con mis conversaciones con Evgeny, incluido en ellas los silencios, claro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *